Blog

Montessori Metepec

Desmintiendo mitos sobre Montessori

En ocasiones, lo que se dice de la Educación Montessori es alejado de la realidad, generando que muchos padres de familia teman que sus hijos estudien con un método que desconocen, sin embargo, la realidad es que la Educación Montessori funciona maravillosamente para todos los niños. A continuación te compartimos una lista de los mitos más comunes:

  1. “Los niños Montessori no hacen nada”: dentro de las escuelas Montessori, los niños ELIGEN el área o disciplina con la que van a trabajar durante el día y utilizan material específico para cada área de aprendizaje. De esta manera los niños se comprometen de manera responsable con las actividades que eligen. ¿Te imaginas desarrollar la capacidad de saber distribuir el tiempo, de poder elegir y hacerte responsable de lo que eliges desde temprana edad? 
  2. Los niños Montessori no se adaptan a escuelas tradicionales: los niños Montessori son chicos adaptados, con buena autoestima, responsables y resilientes: capaces de adaptarse a diversas situaciones. Además, se ha comprobado que los niños Montessori son particularmente buenos para las matemáticas, ciencia, investigación, desarrollo creativo y liderazgo; habilidades altamente valoradas en cualquier parte.
  3. Montessori no es para todos los niños: Montessori es un método amigable con todas las personas, cualquiera puede ser beneficiado con las bondades de esta educación. Un objetivo de la Educación Montessori es que los niños alcancen su mayor potencial, independientemente de las condiciones sociales, físicas o emocionales que en ocasiones intervienen.
  4. Es un Método elitista: en México, las escuelas Montessori son únicamente colegios privados, desafortunadamente las escuelas públicas se rigen solamente por métodos tradicionales. El mantenimiento y reposición del material Montessori tiene costos elevados, además, el Entrenamiento Montessori para ser Guía requiere de años de estudio y práctica, por lo que los Guías Montessori reciben salarios competitivos; por estas razones no es posible que muchas escuelas sean tan económicas. Sin embargo, hay escuelas Montessori de distintos rangos y es posible asistir a una sin que sea una gran dificultad para las familias. Además, siempre existe la posibilidad de obtener becas y financiamientos. Países como Tailandia y China tienen la mayoría o casi todas sus escuelas funcionando con el sistema Montessori, por lo que se encuentran escuelas gratuitas ya que pertenecen al sistema público.
  5. Los niños Montessori solamente aprenden lo que quieren o no aprenden lo suficiente: al final del ciclo escolar los niños Montessori deben cubrir todas las áreas de aprendizaje propuestas por los planes educativos, de hecho, en México las escuelas Montessori estamos incorporadas a la Secretaría de Educación Pública. Incluso se realizan distintos tipos de evaluación para conocer el nivel académico de cada niño: se evalúa mediante una observación constante, minuciosa y documentada.
  6. No es un método vigente: los principios Montessori de respeto, independencia, orden, disciplina, tener un ambiente preparado para el aprendizaje, guiar y no ordenar, fomentar la curiosidad y la investigación, aprendizaje mediante material y con movimiento y muchos otros, son fundamentos que no solamente están muy vigentes, sino son clave para el desarrollo infantil en cualquier contexto histórico y social.
  7. Hay demasiada libertad en los ambientes Montessori: en las escuelas Montessori fielmente apegadas al Método, hay límites claros y mucha estructura, los niños trabajan de manera ordenada y disciplinada; hay respeto por los demás y el medio ambiente, hay inclusión, los niños trabajan en silencio, con cuidado y respeto por los materiales, esperan las horas de descanso y juego y mientras trabajan de manera estructurada.
  8. Se fomenta la sobreprotección de los niños: al contrario, Montessori busca en todo momento su independencia; es un sistema que educa emocionalmente a los alumnos para enfrentarse a distintas situaciones y resolverlas de manera adecuada e incluso creativa.

Escrito por: Staff de Montessori de Metepec. Todos los derechos reservados.